La incontinencia urinaria en niños es completamente normal en sus primeros años de vida. Aunque, si continúa ocurriendo pasados los 4 años de edad podemos hablar de enuresis; que se trata de la emisión repetida e involuntaria de orina durante el día o en la cama durante la noche. Y, aunque es más frecuente en niños, también puede ocurrir en adolescentes. 

¿Cuáles son las posibles causas de la enuresis? 

Ocurre principalmente cuando el niño está profundamente dormido y no se despierta para hacer pipí. En la mayoría de estos casos la enuresis está relacionada con un factor hereditario. Es decir, si los progenitores han tenido este problema de pequeños, es probable que los hijos también lo sufran. 

Otra de las causas puede ser la alteración del sueño o no haber aprendido correctamente el control de la orina en sus primeros años de edad. Lo ideal es que aprendan a controlarla entre los 2 y los 4 años. 

Los momentos de estrés  también pueden dificultar este control. La aparición de la enuresis puede estar provocada por situaciones de cambios en el hogar como la separación de los padres, una pérdida, el nacimiento de un hermano, etc. 

También puede estar causada por un retraso en el desarrollo de la vejiga, los riñones o el cerebro: 

¿Cómo podemos prevenir la incontinencia urinaria? 

La mejor forma de prevenir la incontinencia urinaria es educar correctamente a los más pequeños para que aprendan a controlar el pipí durante sus primeros años. 

Es recomendable empezar fijando una frecuencia con la que hay que ir al baño y no despertarlo durante la noche si no pide ir al aseo. 

¿Cuál es el mejor tratamiento para la enuresis? 

No existe un tratamiento ideal y universal, ya que cada niño necesita su propio proceso de aprendizaje y control de la orina. 

En la mayoría de los casos la enuresis desaparece de forma espontánea antes de los 6 años, pero en los casos en los que esto no ocurre, es necesario intervenir. Lo ideal es acudir al pediatra para saber la causa de la incontinencia urinaria, ver cuáles son los efectos psicológicos que la enuresis está causando en el niño y poder actuar.

En estos casos, las rutinas antes de ir a la cama pueden ser muy efectivas. Como por ejemplo: hacer pipí antes de irse a dormir, llevar la cuenta de los días que moja la cama y los que no, evitar beber líquidos unas horas antes de irse a dormir, etc. 

Sobre todo, debemos hacerle saber que no es su culpa y evitar que sienta vergüenza por ello, ya que su autoestima está en juego (mayormente si es adolescente). 

En nuestro centro, como fisioterapeutas, también podemos ayudar a los niños con técnicas como biofeefback, neuromodulación o reeducación comportamental. Así que, no dudes en contactarnos si tu pequeño sufre enuresis. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.