El prolapso ocurre cuando los músculos pélvicos no pueden soportan el peso de los órganos pélvicos (vejiga, útero y cuello uterino, vagina y recto), normalmente porque estos músculos se han debilitado o dañado. Como consecuencia, uno o varios de los órganos pélvicos se deslizan hacia fuera. En nuestra clínica ejercitamos el suelo pélvico, en algunos casos, para evitar los prolapsos. Pero, si este problema ya ha aparecido, hoy te contamos cómo evitar que el prolapso empeore.

¿Cuáles son los diferentes tipos de prolapso? 

Dependiendo del órgano pélvico que se encuentre en prolapso, podemos hablar de un tipo u otro: 

Las personas con más probabilidad de sufrir este trastorno del suelo pélvico son las mujeres que han tenido partos vaginales, aunque cualquier persona con un suelo pélvico debilitado, tiene posibilidades de sufrirlo. 

¿Cómo evitar que el prolapso empeore?

Si ya te han diagnosticado el prolapso, es hora de ponernos a trabajar y de cuidar, todavía más, nuestros músculos y órganos pélvicos. Aquí te dejamos algunos consejos para evitar que ese prolapso empeore: 

En nuestro centro te ayudamos con tu prolapso, mediante ejercicios totalmente personalizados y sesiones individuales o grupales. Además, si no te han diagnosticado un prolapso pero quieres prevenirlo, ¡también entrenamos tu suelo pélvico! Contáctanos y te informamos de todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.